Share:

IV Overwraps

Los líquidos intravenosos (IV), como coloides, cristaloides, productos sanguíneos y soluciones que transportan oxígeno, son soluciones preparadas químicamente que se administran al paciente. Se adaptan a las necesidades del cuerpo y se utilizan para reemplazar líquidos perdidos, azúcares, sales, grasas y otras sustancias vitales para el cuerpo humano y / o para ayudar en la administración de medicamentos por vía intravenosa.

La bolsa de líquido IV tiene un puerto de inyección de medicación y un puerto de administración. Ambos puertos están en la parte inferior de la bolsa IV cuando se mantiene en posición vertical. El puerto de inyección de medicación permite la inyección de medicación en el fluido por parte del sanitario. El puerto de administración recibe el pico del conjunto de administración IV (tubo IV).

Productos para IV Overwraps

Aprende más

La mayoría de los fluidos intravenosos se envasan en bolsas de plástico blando o de vinilo, de varios tamaños, que van desde 10 hasta 3,000 mililitros. Las soluciones plásticas más comunes para bolsas primarias están basadas en PVC o polipropileno. Para el envase secundario, la envoltura generalmente está hecha de material PP o PP / PA. Si se necesita una barrera más alta, las soluciones de envase están disponibles con capas de SiOx o AlOx que proporcionan una barrera para los materiales. Debido a que los fluidos intravenosos se esterilizan casi exclusivamente con vapor, los materiales deben soportar temperaturas de 110–125 ° C / 230–260 ° F.

Nuestros films flow pack, que mantienen la esterilidad de manera segura

Wipak ofrece soluciones de overwrap IV estándar y de alta barrera que resisten la esterilización, el transporte, el almacenamiento y las roturas relacionadas con el manejo. Nuestros productos no contienen PVC.

En lugar de materiales de SiOx y AlOx, que se rompen fácilmente durante el manejo y el transporte, la solución de Wipak se basa en una capa de EVOH y una técnica de producción especial que permite la recuperación rápida de la barrera después de la esterilización. La mayor ventaja es que el material evita que se produzcan orificios en el film que podrían comprometer la efectividad del producto que se encuentra dentro.

Para el productor, esto significa menos reclamaciones relacionadas con envases defectuosos; las enfermeras terminan con menos envases no utilizados; y los pacientes disfrutan de una mayor seguridad.